Costa de Skellig

En el borde del mundo

En el extremo oeste de la península de Iveragh, a mitad de camino alrededor del famoso Anillo de Kerry, se sentirá como si estuviera al borde del mundo. Esta es la costa de Skellig.

En el mar, dos peñascos dentados – Oileáin na Scealga – se levantan del Atlántico: Little Skellig, hogar de una de las mayores colonias de aves marinas del mundo, y Skellig Michael, un extraordinario y lejano lugar de peregrinación – una de las maravillas del mundo.

Toda la costa de Skellig es inspiradora y energizante. La ruta costera, el anillo de Skellig, le lleva por callejuelas estrechas hacia Gaeltacht (región de habla irlandesa), a través de pequeños puertos y pueblos. Es posible que se encuentre subiendo por empinados caminos de acantilados, con el viento a favor por encima de los mares que se estrellan. O paseando por una amplia playa de arena. En la distancia, la luz del sol dorada brilla sobre los picos escarpados de Iveragh y Dingle. El clima se extiende desde el Atlántico y a través de él, seguido por el arco iris más ancho.

Realmente puede conocer gente aquí. Hay pequeños negocios familiares: pubs con fogones de turba y actuaciones de música tradicional, pensiones, restaurantes con habitaciones y productores de comida local – desde chocolate artesanal hasta algunos de los mejores mariscos de Irlanda.

También hay un amplio caudal de historia, desde las huellas del Tetrápodo en las costas de Valentia Island -las primeras huellas fósiles del mundo- hasta el vecino lugar donde se encuentra el primer cable transatlántico, y el lugar de nacimiento de Daniel O’Connell en Cahersiveen y su casa en el Parque Nacional Derrynane, hasta los recuerdos de Charlie Chaplin, a quien le encantaba pasar sus vacaciones en Waterville.

Es muy fácil alejarse de los senderos trillados y perderse por los caminos. Pero si se pierde, no importa. Usted querrá quedarse, tomarse su tiempo, y descubrir este lugar por sí mismo.

Cerrar menú